Header Ads

Los habitantes de Big Brother acamparon

Rossana y Andrew tuvieron una misión secreta en la casa de Big Brother, debían entrar al confesionario, tomar un trago y regresar con sus compañeros sin que se dieran cuenta. Si ganaban el reto, podrían compartir la fiesta con el resto de los habitantes, además, Big Brother les daría varias opciones de recompensa por haber logrado realizar la misión.

El resultado fue positivo y al final los inquilinos eligieron como premio acampar. Anoche se propusieron disfrutar el regalo de Big Brother y pasaron una gran velada, como preámbulo a una próxima despedida, pues mañana jueves alguien saldrá de la casa.

Cada uno de los habitantes compartió sus pensamientos y enseguida iniciaron los juegos. Comenzaron con futbol, hicieron equipos en pareja atados de una pierna, para hacer de dos integrantes un solo jugador. Danielle y Sargento fueron los primeros en ganar y se convirtieron en los campeones después de vencer todas las retas que se les presentaron.



Continuó la diversión y bailaron alrededor de una fogata. Por otro lado, parece que el juego de Big Brother de congelarlos les gustó mucho, pues decidieron por si solos continuar con esta práctica. Otro de los juegos fue que cada habitante debía elegir un animal y hacer el sonido correspondiente, el que se equivocara perdía.

La siguiente dinámica fue meterse todos los bombones que pudieran a la boca y actuar algo, el resto de sus compañeros debía adivinar lo que intentaba interpretar. Antes de que todos los habitantes participaran en esta propuesta, decidieron cambiar de actividad y pusieron en práctica los caballazos.

Enseguida decidieron formar dos equipos y, tomándose del pie, intentarían llevar agua en un vaso a un contenedor. También jugaron a la cuerda y el perdedor debía revolcarse en el lodo. Además de divertirse, durante la noche varios de los habitantes encontraron la oportunidad de chismear de otros; lo difícil vino después, cuando tuvieron que limpiar el jardín de la casa.