Header Ads

Los habitantes de Big Brother pierden el 60 por ciento del presupuesto semanal

La prueba semanal para obtener el presupuesto de la casa de Big Borther consistió en ir al supermercado. En el patio de tareas los habitantes de la casa encontraron una canasta de supermercado gigante y poco estable, donde debían acomodar todos los productos sin que se cayeran.

SargentoRap fue el gerente de la tienda y estaba a su cargo designar los puestos de cada habitante. Shira Casar y Jimena Longoria fueron las cajeras. Ana Mireles, Germán Taka Taka, Danielle Clyde y Paito San fueron los empacadores. Israel El Rudo, Andrew, Paco Chintro y SargentoRap fueron los encargados de sostener la canastilla; mientras que Rossana, El Chile, Christopher y Lili debían colocar estratégicamente los productos para hacer equilibrio.


Cuando Big Brother dio la señal, los productos comenzaron a salir por una banda transportadora, las cajeras debían escanear cada producto y dárselo a los empacadores para que ellos los llevaran con los encargados de poner los productos en la canasta.

El objetivo de la prueba era realizar una pirámide de 4 metros en 15 minutos, con todos los productos dentro de la canasta y que permanecieran así durante 10 segundos.

Los habitantes de la casa de Big Brother casi lograban colocar todos los productos dentro de la canasta, sin embargo, unos minutos antes de que el tiempo terminara la pirámide se vino abajo y ya no tuvieron oportunidad de lograrlo. Unos segundos después de que el tiempo terminara, por fin lograron que todos los productos se quedaran dentro de la canasta, sin embargo, no lograron alcanzar la altura, por lo que Big Brother dio por no superada la prueba. Ahora tendrán sólo el 40% del presupuesto semanal para realizar sus compras.