Sinopsis telenovela Corazón que miente

La historia comienza en “Puebla de los Ángeles”, cuando Mariela y Alonso, se hacen amigos siendo niños. Alonso y su hermano Santiago, son hijos de Demián Ferrer, un poderoso empresario, propietario del consorcio “Quadrum” y del Centro Comercial “El Campanario”, el más grande y lujoso de la ciudad. Demián tiene predilección por su hijo mayor, Alonso, despreciando a Santiago, el menor. Está casado con Lucía Castellanos, hija del primer dueño de la constructora; cuando el padre murió Demián se hizo cargo de la compañía y la convirtió en una empresa rentable.


En la residencia de los Ferrer, también viven doña Sara, madre de Lucía y accionista de la constructora, así como su prima Rafaela, que bajo la máscara de pariente buena esconde una personalidad fría y ambiciosa, sosteniendo una relación clandestina con Demián, con la esperanza de desplazar a su prima y llegar a ser la señora Ferrer.

Más: Conoce los personajes de Corazón que miente

Mariela vive con su abuelo Manuel Salvatierra, quién es doctor en una clínica pequeña de la ciudad. Manuel, es dueño de unos terrenos que están junto al Centro Comercial de los Ferrer, y donde tiene su casa, dichos terrenos los quiere Demián para construir ahí un hotel, pero Manuel se niega a venderle sus tierras ya que su sueño es construir una clínica, un sueño y un patrimonio que le heredará a su nieta Mariela.


Leonardo Del Río después de vivir varios años en Nueva York y siendo ya un reconocido escultor regresa a Puebla y descubre que Lucía, la única mujer a la que ha amado es muy infeliz al lado de Demián, esto provoca que renazcan los sentimientos que ya tenía enterrados, poco a poco se acerca a Lucía, y un día, dejándose vencer por sus emociones se besan, pero Alonso los descubre y ahí nace un odio hacia Leonardo.

Demián, harto de la negativa de Manuel de venderle las tierras, decide hacerse de ellas a la mala y le encarga a su guarura, Rogelio Medina, forzar al viejo a venderles, pero Rogelio decide quemar la casa de Manuel, donde el anciano muere asfixiado. Es ahí donde Leonardo, apoyado por Carmen, su madrina, decide hacerse cargo de Mariela y criarla como a una hija.

Lucía, con el deseo de ser feliz al lado de Leonardo, acepta irse con él y llevarse a sus hijos, pero Demián la descubre, forcejean con una pistola y la mata. Leonardo es culpado de su muerte y al demostrarse que no disparó un arma sale en libertad, pero decide irse de Puebla junto con Mariela.

Pasan varios años, Mariela se recibe de doctora y decide regresar a Puebla junto con Leonardo, pero Demián se entera que está en la ciudad y reaviva su rencor hacia el escultor. Mariela, se da cuenta que un hotel está construido en los terrenos de su abuelo y se hace la promesa de recuperar las tierras para cumplir el sueño que tenían de poner una clínica.

Renata, sobrina de Demián, ha quedado huérfana y él con la idea de administrar la fortuna que heredó su sobrina, la invita a vivir a la mansión Ferrer ya que también desea que se quede al lado de uno de sus hijos, de esa manera solucionaría sus problemas económicos. Por otra parte, Mariela descubre que aquella amistad infantil que la unía a Alonso, se ha convertido en un gran amor, pero los jóvenes serán separados por Renata, quien ha puesto sus ojos en él, no sin antes meterse con Santiago.

Mariela se refugiará en Leonardo, quien desde hace tiempo está enamorado de ella, pero se niega a aceptarlo, pues cree que el amor que debe tenerle, tiene que ser el de un “padre” y no el de un “hombre”.

Una historia donde los oscuros secretos saldrán a la luz, y las pasiones envolverán a Mariela y Alonso en un torbellino de intrigas, ambiciones, amor, deseos y habrá un… Corazón que miente.


Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO